Seguramente en más de una ocasión, a la hora de la comida, en el momento de dar la primera probada a tus sagrados alimentos, te ha invadido ese sentimiento que te hace sentir observado, te paraliza, te hace detenerte por un momento y hacer virar tu cabeza, solo para verlo ahí, con esos ojos grandes, redondos y cristalinos, con los cuales te mira detenidamente esperando que te apiades de él y le des “solo un poquito” de eso que sostienes frente a tu cara, es entonces que has caído en los encantos de tu mascota, otra vez.

Tal vez es inevitable compartirle a tu perro de tu comida, pero hoy presentamos los alimentos que dañan su salud y que tal vez no sabías.

top